martes, 18 de abril de 2017

Cuando dos ríos se juntan se hace fuerte la corriente.

      Aún nos quedan rayitos de sol en las pestañas de ese sol que nos acompañó en Granada, pero no solo fue el sol quien nos acompañó, también las risas, las reflexiones, las caminatas, los descubrimientos, el aprendizaje...
      Siro nos hace una increíble reflexión sobre este campa de Semana Santa.

"En este campamento, han confluido tres ríos con muchísima fuerza, las unidades esculta McKinley, Meissa y Denali.

Este campamento nos ha permitido conocer a mucha gente nueva y aprender mucho, en un ambiente de salidas, actividades y ratos de charla muy interesantes.

El juego de ciudad, con mucho esfuerzo y muy bien preparado por los monitores de las tres unidades, ha hecho que conozcamos un poco más Granada, su buen ambiente, algunas costumbres, puntos de interés, su gran variedad de gente y  la satisfacción de ampliar nuevos horizontes.

No puede faltar aquí la Alhambra, un sitio encantador, bien cuidado y conunas vistas magníficas de la ciudad que visitamos el día anterior, que se alzaba entre las montañas como un gigante blanco realmente acogedor. Ha sido estupendo pasear por las calles de esta centenaria obra de arte del Reino nazarí de Granada, pensando que lleva ahí desde el año 899. Esta visita ha confirmado el pequeño poema:

“ Dale limosna, mujer,
que no hay en la vida nada,
como la pena de ser
ciego en Granada”.

Ese mismo día, estuvimos en la playa de Motril, y por el viento que hacía, nos bañamos muy pocos, pero dedicamos la mayor parte del  tiempo a realizar una Gymkhana muy guay de la cual surgieron reflexiones muy interesantes, lo que compensó el fresquito.

Al día siguiente, tocaba despedirse (y limpiar) el local, que muy amablemente, nos había prestado el Grupo Scout Genil 492, para ir a la Fundación Escuela de Solidaridad de Granada, que nos recibía con los brazos abiertos. Ese lugar, era el sueño cumplido de unos, la esperanza de otros y la vía que a muchas personas, les ha permitido escapar de situaciones realmente desfavorables.  Nos enseñaron y explicaron como comenzó y fue creciendo hasta hoy, nos contaron algunos casos que habían o estaban en ese momento en la fundación, que eran muy tristes, y nos dieron más ganas de ayudar en lo que nos pidieran, recibiendo de ellos una energía muy positiva y siendo acogidos como uno más en su casa.

Para las cenas, la fundación  nos preparó unas dinámicas muy interesantes y enriquecedoras, en las cuales nos presentábamos y charlábamos para conocer a nuestros anfitriones en medida de lo posible, con multitud de risas y un buen rollo que nos servía de combustible para las noches.

 Ese día nos toco decir adiós a  la Unidad Meissa, con los que habíamos compartido este campamento, les tocaba regresar a su planeta, dejándonos con ganas de volver a verlos pronto.

El último día, ya estando solo las unidades del  Matterhorn , nos dividimos para ayudar en las diferentes labores y talleres de la fundación, conociendo un poco más el lugar, a sus gentes y apreciando mejor lo bien montado que tenían aquello. La tarde la dedicamos a actividades de unidad, como el día anterior. He de resaltar la Gymkhana que prepararon Irene, Lía, Paula, Elisa, Silvia y Cris, que hizo de esa tarde, una tarde muy divertida y entretenida.


A la hora de despedirse, no me apetecía nada volver a casa, y como yo, estoy seguro que habría unos cuantos, tanto como lo estoy de que ninguno olvidaremos este campa (para bien o para mal)."

Nos vemos el Sábado 22 con buena energía
Abrazos fuertes
Vuestras scouters🌸

No hay comentarios:

Publicar un comentario